Keyla Scrogham
Historias de Linfoma no Hodgkin
Mediastínico Primario de Células B Grandes, 1ra Etapa

Traducido por Carlos Lopez-Tenorio

Keyla Scrogham recibió su diagnóstico de Linfoma no Hodgkin Mediastínico Primario de Células B Grandes de 1ra Etapa en el Día de San Valentín en el 2018, tan solo tres días tras haber dado a luz a su tercer hijo. Eventualmente se cambió de un hospital pequeño de su comunidad a otro centro oncológico más grande después de terminar su primer ciclo de quimioterapia. Seguía en tratamiento cuando nos compartió su historia. Aquí mostramos cómo se veía su vida los meses después de haber recibido el diagnóstico.


Nombre: Keyla Scrogham

Diagnóstico:

  • Linfoma No Hodgkin Mediastínico Primario de Células B Grandes

  • 1ra Etapa

1ros Síntomas:

  • Tos fuerte

  • Leves problemas al respirar

Tratamiento:

  • Quimioterapia EPOCH-R (Dosis ajustada)

  • 6 ciclos, cada uno de 3 semanas

    • Semana 1: Infusión contínua a través de la línea PICC en el brazo y el puerto en el pecho durante 24 horas por 5-6 días.

    • Semana 2: Los efectos secundarios empiezan a aparecer, desde náuseas hasta llagas en la boca.

    • Semana 3: Típicamente la semana de reposo para recuperar células rojas y blancas.

      • Nota: Si la cantidad de células blancas no regresa a un nivel óptimo después de la tercer semana puede ser que se atrase el siguiente ciclo.

Keyla2019.jpg
Recuerde, solo porque tiene cáncer, no significa que deba dejar que defina quién es usted o qué hace. Aprovecha al máximo el tiempo que tienes y disfrútalo al máximo. Realmente puedo mirar hacia atrás en mi primavera y verano y decir que lo pasé muy bien, a pesar de lo que pasé.
— Keyla Scrogham

Tabla de Contenido

(Haga clic atrás para volver a este menú.)


1. Diagnóstico y Tratamiento

¿Cómo fue que te diagnosticaron?

Me enteré el día de San Valentín por la mañana, tan solo tres días después de dar a luz a mi primera bebé. Un cirujano torácico que nunca habíamos visto antes nos despertó a mi esposo y a mi aproximadamente a las 7:00 am en el hospital y nos dijo que habían encontrado una masa de 20 centímetros en mi pecho que probablemente era maligna. El pensó que sabíamos sobre la masa y que solamente nos estaba informando que no creía que fuera benigno, sin embargo ese no era el caso.

Nos tomó completamente por sorpresa. De hecho, recuerdo que mi esposo me miraba y volvía a mirar al médico una y otra vez con una cara de shock, tanto así que se había vuelto completamente blanco, y repetidamente preguntaba: "Dijo que NO es cáncer, ¿verdad?"

Incorrecto. De hecho había mostrado "signos" aproximadamente dos semanas antes de dar a luz. Tuve una tos fuerte y un poco de dificultad al respirar, pero pensé que eran por el embarazo.

Una vez que di a luz, los médicos me sacaron una radiografía del pecho. Originalmente pensé que tenía una neumonía, por lo que ordenaron un hemocultivo que dio un resultado positivo falso de estafilococo en mi sangre (que me trataron a través de una línea PICC en mi brazo por dos semanas). Después decidieron hacer una tomografía computarizada que mostraba el tumor. Yo estaba en shock. Creo que lo único que dije fue: "Está bien".

Estaba lista para luchar y realmente no sabía qué era "eso" en ese momento.

Me operaron la mañana siguiente porque tenía un bulto del tamaño de una pelota de béisbol debajo de la axila derecha y mi cirujano pensó que podría tener algo que ver con el tumor. Llevé este bulto a mi ginecólogo durante mis visitas y ella asumió que tenía que ver con el suministro de leche que recibí. Inmediatamente después de la cirugía descubrimos que estaba en lo cierto. Esa fue nuestra primera victoria contra el cáncer.

Keyla+Before+husband+kid.jpg

¿Por cuáles escaneos y exámenes pasaste?

En las siguientes tres semanas me hicieron una biopsia con aguja, una biopsia de médula ósea, un puerto colocado, una biopsia quirúrgica ya que las células de la biopsia con aguja se habían secado al momento de llegar a la Clínica Mayo y finalmente una exploración PET.

Siendo honesta, la biopsia de médula ósea duele, pero probablemente fue porque no obtuvieron suficiente líquido así que tuvieron que repetirlo cuatro veces. No creo que eso ocurra normalmente, pero la biopsia quirúrgica fue probablemente la peor. Me dolió durante semanas y ahora tengo una abolladura de buen tamaño en el lado derecho de mi pecho donde está la cicatriz.

Las llamamos heridas de batalla. Aprendí a aceptarlas, son parte de una historia que estoy agradecida de poder contar.

¿Cómo escogiste hospitales?

Al principio no lo hice. La primera vez ni siquiera elegí a mi oncólogo. Ella fue elegida por mi cirujano. Al colocarme el puerto, me dieron un día y una hora para una cita con un oncólogo que trabajó en la misma red médica que mi cirujano. Asumo que su equipo me lo preparó. Hice lo que me dijeron que hiciera. No cuestioné nada. Estaba dispuesta a hacer todo lo que tuviera que hacer para vencer esto y dejarlo atrás.

Después de escuchar que el cáncer que tenía era curable, tras pensar durante poco más de una semana que no era así, honestamente no me importaba lo que pasara. Sabía que iba a ser un bache temporal en un largo camino por delante y no me importaba lo malo que fuera mientras pudiera llegar al otro lado. Después de la primera ronda de quimioterapia, realmente pude evaluar mejor la situación y sentarme con mi esposo para discutir si queríamos continuar en el hospital donde hice mi primer tratamiento con el oncólogo que tuvimos, o si queríamos obtener una segunda opinión.

Siempre obtenga una segunda opinión si no está de acuerdo con quién lo está tratando. Ese fue mi momento de hablar, una vez que cambié de hospital y de médicos no tuve que decir nada, todo hizo clic.

¿Cómo fue la primer semana de quimioterapia?

Keyla hospital.jpg

En ese momento no sabía qué esperar de la quimioterapia. Nos dieron un diagnóstico y nos internaron en el hospital ese mismo día. No tuve tiempo de buscar ni preguntar a nadie. Estaba en un hospital que, honestamente, no debería tratar a pacientes de quimioterapia, en mi opinión.

A mi puerto se accedió tan solo unos días después de haber sido colocado, lo cual fue un poco peligroso para empezar, pero mirando hacia atrás, fue el menor de mis problemas para esa primera ronda. En el hospital en el que me alojé durante esos cinco días, a todos los pacientes de quimioterapia nos empujaron a un pasillo en un piso no designado para pacientes con cáncer, con enfermeras y auxiliares de enfermería que nos cuidaban y que básicamente no sabían nada sobre la quimioterapia.

Tenía que haber dos enfermeras certificadas de quimio en el piso en todo momento, pero me tomaba horas ver a una si tenía una pregunta o necesitaba algo que tuviera que ver conmigo. Tuve una mala reacción al Rituxan la primera noche, provocándome una fiebre de 103 grados y escalofríos que me sacudieron de manera incontrolable todo el cuerpo durante 20 a 30 minutos. Pulsé el botón de llamada de la enfermera y después de 12 a 15 minutos no había aparecido nadie.

Afortunadamente, mi ginecólogo pasó a ver cómo estaba en camino al recital de baile de su hija y al percatarse de la situación salió corriendo y agarró a un par de enfermeras que tuvieron que detener el Rituxan durante 45 minutos para que mi cuerpo pudiera recuperarse. Esa y la hinchazón fueron realmente las únicas reacciones negativas que tuvo mi cuerpo durante la primer ronda. Habría sido mejor si me hubieran dejado salir de mi habitación y caminar. La única vez que intenté caminar por el pasillo una de las enfermeras me gritó y me dijo que regresara a mi habitación.

En el hospital en el que estoy ahora me animan a hacer la mayor cantidad de ejercicio posible. Por lo general uso la bicicleta de ejercicios que tienen aquí durante unos 40 a 45 minutos cada día, estoy allí y le daba de cinco a diez vueltas a la pista. También me pusieron en una habitación con un baño compartido con otro paciente durante mi primera estadía en el hospital.  Una vez encontré una bandeja de cama sucia en el asiento del inodoro. Probablemente compartir baño no era lo mejor para un paciente de quimioterapia.

También una de las enfermeras me derramó la bolsa de quimioterapia dos veces. Sí, definitivamente recomiendo encontrar un hospital en el que confíes, que tenga una buena reputación por lo que estás pasando.

Fui todo sonrisas durante mi estancia. Siempre me he centrado en los aspectos positivos. Realmente no fue tan malo en cuanto a los efectos secundarios, o tal vez estaba tan agradecida de tener mi vida y saber que habría un final para todo lo que tuve que pasar que no me pareció tan malo. Nada en todo este tiempo fue insoportable. No es fue horrible como lo anticipé.

¿Cómo fueron la segunda y la tercer semana?

Durante esas semanas me centré en tomar las cosas día a día. No sabía qué esperar, así que todo me daba un poco de miedo, pero cada vez que empezaba a tener síntomas, mi esposo y yo lo examinamos en nuestra pila de papeles que nos dieron en el hospital con cada medicamento y efecto secundario. Mi mente se tranquilizaba al saber que era algo normal.

Me siento muy cansada inmediatamente después de cada tratamiento a medida que baja la concentración de esteroides, y por lo general me quedo en la cama la mayor parte del día el primer día que estoy en casa. Se me hinchan las rodillas, las piernas y los pies durante los primeros días una vez que salgo del hospital, lo que dificulta caminar. Mi cara se hincha mucho cada vez más por los esteroides y los líquidos, pero eso generalmente disminuye en dos semanas. El hormigueo en mis dedos fue una sensación extraña esas primeras semanas después de mi primera ronda, pero ya estoy acostumbrada.

Creo que lo peor de esas primeras semanas fue lo sensible que se volvió mi cabeza. En realidad comenzó a arder y en un momento me di una ducha, salí y mi cabello se quedó en un bulto después de lavarlo con champú. Estaba tan frito y muerto que ni siquiera pude cepillarlo. Llamé a mis amigos, encendí un poco de música divertida, y lo corté, luego hice que uno de ellos me afeitara la cabeza. No me importó perder mi cabello. Sabía que perderlo vendría eventualmente, ¿por qué enfadarme por eso?. Todo fue temporal y en ese momento se sintió bien, física y mentalmente. Lo afeité corto, pero no completamente, no lo afeité completamente hasta después del segundo tratamiento.

¿Cómo lidiaste con la quimioterapia?

La quimioterapia realmente es esta cosa aterradora de la que todos hemos oído, pero si la analizo, no es tan mala como lo había anticipado.

Me parece extraño decirlo porque definitivamente no lo espero ni disfruto como me siento durante este tiempo, pero escucho algunas de estas historias de personas que tienen que pasar por cosas mucho peores y siento que lo que me pasó es algo mínimo comparativamente. Durante un par de días después de salir del hospital me siento débil y cansada, tengo náuseas y dolores de estómago, pero solo dura unos pocos días el primer par de rondas y se alarga un poco cada vez.

Realmente no creo que sea horrible pasar por eso. Las llagas en la boca son molestas y me duelen un poco, pero no son intolerables, y no empezaron hasta después de mi tercera ronda. El dolor en los huesos del disparo de Neulasta es un poco difícil.

Honestamente, la quimioterapia y las citas de laboratorio dos veces la semana entre cada ciclo para revisar mis niveles son más una molestia para mí porque me aleja de mi familia y mi bebé recién nacido, pero se ha convertido en mi nueva norma. Sigo diciéndome que todo es temporal y que terminará pronto. Tengo mucho que agradecer y mi enfoque en eso ha sido clave para mantener una actitud positiva en todo este proceso.

Keyla Mask.JPG

¿Cómo fue el catéter?

Estaba muy nerviosa por todo esto del catéter de puerto en mi pecho. No sabía bien lo que era pero verdaderamente ha hecho esta experiencia mucho más fácil para mi. Mis venas son diminutas y no reaccionan bien a las agujas, así que el catéter simplificó todo eso. Tuve un poco de dificultad con el retorno de sangre a mi cuerpo, pero las enfermeras en el segundo hospital al que fui usaron un Cathflo para ayudarme y desde entonces todo funcionó a la perfección.

¿Cuál fue la peor parte del tratamiento?

Perder mis cejas y pestañas junto con la hinchazón de la cara de los esteroides cambió por completo mi aspecto. Siempre he tenido pestañas y cejas muy gruesas, así que para mí, esto fue mucho peor que perder mi cabello largo. Pero incluso esto no me afectó demasiado hasta después de la cuarta ronda. Simplemente me tomaba menos fotos y no me miraba tanto en el espejo. ¡Tal vez fue una bendición!

Definitivamente he aprendido que lo que experimento en la vida es mucho más importante que cómo me veo haciéndolo.

Dicho esto, me siento como si me hubieran privado de esa experiencia de "nueva mamá" debido al cáncer. Pasar de cuatro a cinco días cada 21 días en el hospital, seguido de ocho horas de Rituxan como paciente ambulatorio en el octavo día, luego sentirse enfermo por una semana más o menos y hacerme análisis de laboratorio dos veces por semana y luego comenzar a sentirme mejor solo para volver al hospital; diría que he estado en desventaja a la hora de poder pasar tiempo de calidad con mi hijita. Esa es probablemente la peor parte para mí.

¿Qué te ayudó a pasar por lo más difícil?

Descubrí que no mirarme al espejo lo más posible ayuda; especialmente cuando estoy en el hospital y mi cara se hincha y se pone muy roja por la quimioterapia. Solo me enfoco en lo que está pasando a mi alrededor en lugar de enfocarme en cómo me veo actualmente Realmente me ha ayudado cuando se trata de preocuparme por mi apariencia.

FaceTime me ayudó bastante a lidiar con no ver a mis niños mientras hacía mis estadías en el hospital.

¿Cómo fueron los escaneos?

Keyla+Shaved.jpg

He tenido dos tomografías PET.

Tuve una antes de mi primera ronda de quimioterapia y otra después de mi segunda ronda. Después de mi segunda ronda, el escaneo mostró que en la escala SUV, una escala que determina qué tan activo es mi tumor por la cantidad de azúcar que absorbe, mi tumor pasó de más de 10 (muy activo) a 2.35, lo cual fue excelente. También se había reducido de 20 cm a 12,5 cm.

Las exploraciones fueron fáciles y sin dolor. El primero fue un poco incómodo porque no pude acostarme boca arriba por mucho tiempo sin toser debido a dónde estaba el tumor y cuán grande era, pero en el segundo examen mi tos había desaparecido por completo y pude acostarme de espaldas sin ningún problema.

Describe los tiempos de espera

Lo desconocido daba un poco de miedo. Creo que lo peor fue la semana entre la semana en la que recibí el diagnóstico en donde me dijeron que tenía un tipo incurable de cáncer con una esperanza de vida de 10 a 12 años, y la semana de la biopsia quirúrgica que determinó que en realidad tenía un cáncer curable. Esa semana de enmedio estuvo llena de ansiedad.

Durante los otros períodos de tiempo entre las exploraciones, pruebas y los resultados, realmente me centré en mi familia y amigos y pasé todo el tiempo posible con ellos. Quería sentirme normal antes de que empezara la locura, así que eso es lo que hice. No me detuve en lo que podía ser, sino que disfruté lo que tenía frente a mí.

¿Cuál fue la mayor sorpresa?

Una definitivamente fue creer que mi cáncer era incurable y luego hacerme una biopsia quirúrgica y que me dijeran que si era curable. Diría que fue la mejor sorpresa que he experimentado en mi vida.

2. Síntomas y Apoyo

¿Cuáles fueron los efectos secundarios?

Nota rápida: la lista parece larga, pero hasta ahora no ha sido horrible para mí. Estas son solo algunas de las cosas que noté:

Menopausia, sofocos, confusión, neuropatía en los dedos, recuento bajo de glóbulos blancos (neutropenia), bajo potasio, hinchazón en las piernas, pies, cara y estómago (por esteroides y líquidos), sensibilidad al sol, aturdimiento, pérdida de cabello (en todas partes), debilidad muscular, úlceras de boca, dolor de garganta, dolor en las articulaciones, fatiga, náuseas, dolores de estómago, pérdida de apetito (después del tercer ciclo).

Describe el ciclo de los efectos secundarios

Los únicos efectos secundarios que tuve mientras estaba en el hospital durante mis rondas de cuatro días fueron hinchazón de la cara, rodillas, piernas, pies, manos y estómago. En realidad me sentí bastante bien durante mis estancias. El día que salgo del hospital todavía tengo mucha hinchazón, pero los esteroides me mantienen con energía. Comienzan a desgastarse a lo largo del día y me canso un poco.

Para el segundo día tengo dolor en todo el cuerpo y es un poco doloroso si alguine me toca. Tengo una leve tos y mi garganta generalmente tiene un cosquilleo durante unos días. El hormigueo en mis dedos comienza mi segundo día en casa también, junto con un poco de náusea y problemas estomacales. Mis piernas y el resto de mis músculos también son bastante débiles durante este tiempo y es más difícil subir y bajar por mi cuenta. Los efectos secundarios son prácticamente iguales cada vez, solo empeoran un poco en cada ciclo.

¿Te sentiste preparada para los efectos secundarios?

No creo que te puedas preparar para los efectos secundarios, honestamente. Simplemente lidié con cada uno como iban apareciendo hasta que después de un par de ciclos ya sabía que esperar. Se ve como una larga lista de efectos, pero la verdad no es horrible — al menos no lo ha sido para mi.

¿Qué fue lo que más te ayudó a lidiar con esos efectos secundarios?

Toma Zofran antes de comer, al menos 30 minutos antes. No esperes a que los síntomas empiecen, sé proactivo. También empecé a usar el enjuague bucal Magic al estar tomando el Rituxan los Viernes. Usarlo me ayudó mucho a prevenir las llagas en la boca.

Describe la pérdida del cabello

Keyla NoHair.JPG

La pérdida de cabello en mi cabeza no fue un gran problema para mí cuando sucedió. En realidad fue un alivio cuando me lo afeité porque mi cabeza comenzó a estar muy sensible y me ardía un poco mientras mi cabello se caía.

Perder el pelo en la cara fue más difícil porque siempre he tenido las pestañas y las cejas muy gruesas. No me gustó, pero vi que comenzaban a crecer de nuevo entre cada ciclo así que sé que volverán rápidamente. ¡Al menos no tengo que preocuparme por afeitarme las piernas!

¿Qué te ayudó con la pérdida del cabello?

Compré una peluca y alguien me regaló otra, pero la mayoría de las veces me pongo un gorro o simplemente ando calva y orgullosa. Me he dado cuenta de que me importa mucho más el como me veo que como me ven los demás y ni siquiera me puedo ver en mi día a día. ¿Por qué preocuparme por algo que no puedo controlar?

¿Qué te ayudaba cuando perdías la energía?

No puedo decir que realmente perdí toda mi energía. Claro, estaba cansada después de cada ronda durante cuatro o cinco días más o menos, pero dormía un poco mientras mi madre y mi esposo cuidaban a los niños durante un día y medio tras del tratamiento. Después de eso simplemente me aguantaba ya que tenía un hogar que cuidar. Además, la vida continuaba sin importar si yo tuviera cáncer o no. Solo me concentraba en mis hijos, mi familia y mis amigos; sin hacerme la víctima con una actitud de "ay de mí".

¿Cómo controlabas tus pensamientos y emociones?

Hablar con mi familia y amigos acerca de lo mal que me sentía, física y mentalmente, parecía una carga. Nunca quise ser una víctima o hacer que la gente pensase de mí de esta manera, así que lo escribía. Comencé a escribir cartas a mis hijos a través de este proceso y eso me ayudó a expresar mis sentimientos y pensamientos. Planeo continuar con estas cartas y dárselas a los tres niños cuando cumplan 18 años.

Diré que he disfrutado mi verano hasta el momento y animo a cualquiera que tenga que pasar por esto a que pruebe y disfrute todo el tiempo que pueda con la gente que ama y haciendo las cosas que ama. Salí y viví a pesar de lo que estaba soportando física y mentalmente. Esa fue la mejor decisión que pude haber tomado.

¿Qué te habría gustado saber antes de empezar el tratamiento?

En ese momento, antes de empezar mi primer ronda, lo desconocido me daba miedo, pero me da gusto no haber sabido qué esperar. La ignorancia fue una bendición ahora que lo pienso.

Aboga por ti misma

Prácticamente hacía lo que mi médico me dijera. Cuando sentí que algo no estaba haciendo clic tomé las medidas necesarias para cambiarlo; igual que como hice con mi médico y el hospital.

¿Qué tan importante es tener cuidadores?

Keyla+Beanie+Baby.jpg

Para mi ha sido MUY importante, especialmente tener cuidadores para mis hijos cuando no estoy o no estoy al 100% físicamente. Hay veces en las que creo que soy una súper mujer y puedo luchar contra cualquier efecto secundario y simplemente me digo que todo estará bien, pero he aprendido que necesito a alguien contigo una semana después de salir del hospital cada vez.

Una vez estuve en una situación de miedo donde tuve al bebé solo en casa tres días después de mi tercera ronda mientras mi esposo estaba en el trabajo, y me sentí muy mareada y tuve que hacer todo lo posible para no desmayarme durante aproximadamente una hora.

Tuve que llamar a mis amigos que vivían cerca para que vinieran de inmediato y me aseguré de que cuidaran al bebé. Me llené de líquidos, me acosté y mi suegro se quedó conmigo el resto del día.

Aprendí a aceptar la ayuda de los demás y que a veces no puedo hacerlo todo sola.

¿Puedes trabajar durante el tratamiento?

Fui muy afortunada en el sentido de que tuve a mi bebé y me enteré de mi cáncer tres días después, porque pude estar en licencia de maternidad del trabajo durante el mismo tiempo que la mayoría de mis tratamientos. He oído hablar de gente que trabaja un poco durante la misma quimioterapia que recibo, pero personalmente no quería arriesgarme a enfermarme y retrasar el proceso de mi tratamiento, así que decidí quedarme en casa todo el tiempo. Planeo tomarme un poco más de un mes de descanso una vez que termine mi sexto y último ciclo antes de volver al trabajo. También me da más tiempo con mi bebé sin interrupción de las estadías en el hospital y los laboratorios.

3. Ser Padre

¿Qué edad tenían tus niños cuando te diagnosticaron?

La más pequeña, mi hija, tenía tres días de nacida. El mayor tenía ocho años y mi otro hijo tenía siete.

¿Les dijiste a tus hijos sobre el diagnóstico?

Si lo hicimos. Involucramos a la madre de nuestro hijo mayor cuando le dijimos (ambos son mis hijastros), lo que lo hizo mucho más fácil. Había experimentado a su abuela pasando por un cáncer de mama solo unos años antes, así que tenía una idea de qué esperar. Estaba sensible, pero sonreí, aclaré la situación y le dije que era una súper mujer y que podía superar cualquier cosa.

La conversación con nuestro hijo menor fue muy similar, pero la relación con su madre no es la mejor y tenemos la custodia total de él, por lo que mi esposo y yo le explicamos todo uno a uno. Estaba más confundido, pero una vez más, lo hice lo más liviano posible y hablé sobre lo fuerte que soy y le aseguré que iba a darle al cáncer la pelea más grande posible y que no sabía con quién se estaba metiendo.

Nos reímos y nos abrazamos, luego me fui a mi habitación y lloré un poco por mi cuenta, y eso fue todo. A menudo me pregunta cómo obtuve "mi cáncer" y le explico que no fue nada específico, solo algo que mi cuerpo produjo por sí solo. Todavía está un poco confundido, pero somos muy abiertos y honestos sin decir nada que pueda asustarlo.

IG+Boys.jpg

¿Cómo ha sido criar a niños pequeños a la par del tratamiento?

Ha sido un reto, pero en realidad no soy quien hace la mayor parte de ese trabajo en este momento. Esa ha sido la parte más difícil de esto porque me encanta estar en contacto con mis niños. No puedo asistir a casi todas las funciones escolares, juegos de béisbol, juegos de básquetbol, citas con otros niños, juegos en los que están, actividades divertidas como ir al cine, fiestas de cumpleaños de otros niños, visitas al médico, etc.

Mi esposo es el mejor padre y estoy muy agradecido por él y por mi madre amorosa y cariñosa que básicamente se ha mudado con nosotros durante mis tratamientos. En mi vida he sido bendecida con personas asombrosas en las que confío en realizar mis tareas diarias mientras no puedo.

¿Cuáles son algunas precauciones extras que debes tener con tus hijos al estar pasando por el tratamiento?

Hay que permitir que otros ayuden en lo más posible. Como dije, mi esposo y mi madre, y también mi suegra y mi suegro, han sido increíblemente importantes para hacer que nuestras vidas estén libres de estrés durante este tiempo. Estoy muy agradecido por todos y cada uno de ellos. Además, ha sido difícil de aceptar, pero voy a tener que perderme algunas cosas que involucran a los niños. Ha sido difícil tener que perder las cosas y no estar tan involucrada como me gustaría estar, pero todo es temporal. Me estoy perdiendo el ahora para poder tener mucho más tiempo con ellos más tarde.

¿Algún consejo sobre cómo pedir ayuda?

Trágate tu orgullo. Dile a las personas que no estás tan orgullosa de admitir que necesitas ayuda para administrar tu hogar. Personas: familiares, amigos, incluso extraños (no extraños extraños, sino padres de compañeros de clase que no había conocido hasta ahora, etc.) quieren ayudar. Solo tienes que estar abierta a ello. Afortunadamente mi madre es una maestra jubilada, así que tenemos MUCHA ayuda allí. Ella realmente ha sido una enviada de Dios. Pero también me ha gustado pedirles a mis amigos que vigilen al bebé mientras voy a mi laboratorio dos veces a la semana, o si Zack y yo necesitamos una cita para la noche, o lo que sea el caso. Recuerda, solo porque tienes cáncer, no significa que debas dejar que defina quién eres o que haces. Aprovecha al máximo el tiempo que tienes y disfrútalo al máximo. Realmente puedo mirar hacia atrás a primavera y verano y decir que la pasé muy bien, a pesar de todo.

Keyla Before Family.JPG


Keyla y su hermosa familia

Estamos muy felices por Keyla que todavía está en remisión, disfrutando de la vida con su creciente familia.

Felicitaciones y gracias, Keyla!